Venir a San Sebastián es acudir a un parque temático de la gastronomía. Te damos siete ideas para que tu estancia sea inolvidable. 

1- Ir de pintxos

Irse de San Sebatián y no probar los pintxos es algo imperdonable para un gourmet. La oferta de bares y pintxos es extraordinaria en calidad y cantidad. Siempre hay un lugar próximo para disfrutar de un pintxo. Disfruta de las características de cada zona. La tradición de la Parte Vieja; el barrio de Gros, y sus bares de moda; el ambiente local de los bares del centro; las perlas de otros barrios como en El Antiguo o Amara. 

Recomendación: infórmate de los bares y pintxos de moda esta temporada, o confía tu visita a especialistas en tours de pintxos.

2- Acudir a un restaurante con estrella Michelín

San Sebastián ofrece una excelente concentración de restaurantes con estrella Michelín, entre ellos los famosos Arzak, Martín Berasategui, Akelarre, Mugariz, Kokotxa, El Mirador de Ulía, Zuberoa, Alameda, Amelia o MB Garrote. Lógicamente, no es apto para todos los bolsillos, pero si tu pasión es la gastronomía, deberías reservar algún día para acudir a ellos. 

Recomendación: reserva con antelación.

3- Pedir un plato de pescado del Cantábrico

El mar, y los productos del mar han perfilado la gastronomía vasca. Hay restaurantes especializados en pescados a la parrilla, como el besugo o el rodaballo. En Orio y Getaria son especialistas. Atento a la temporada de antxoas o de bonito del Cantábrico, imprescindibles. Siempre podrás encontrar la merluza en salsa verde y el bacalao al pilpil, y tampoco te vayas sin probar sus kokotxas. 

4- Probar la chuleta o txuleta

La carne más apreciada por los vascos, la txuleta a la parrilla: Marcada por su exterior, rosada y poco hecha en su corazón, y sazonada con sal. Existen maestros de la chuleta, con mención especial al estilo de Tolosa. 

5- Comer o cenar en una sidrería o sagardotegi

La sidra, bebida tradicional y marinera. Cada temporada, miles de vascos se acercan a las sidrerías para degustar la nueva sidra del año, antes de ser embotellada. Un ambiente festivo y culinario que sorprenderá a todo visitante.

6- Visitar una txakolindegi o bodega de txakolí

El txakolí es el vino blanco de la región. Muchas "txakolindegis" o bodegas de txakolí admiten visita, y en algunas podrás también comer. 

7- Comer en restaurantes de calidad

Hay algo maravilloso en San Sebastián y alrededores: El nivel de sus cocineros y restaurantes es muy alto, y por eso, hay muchos sitios donde acudir y disfrutar de la comida. Infórmate sobre las especialidades de cada sitio y programa tu visita.