Las estrellas Michelín de los distintos restaurantes de San Sebastián siguen siendo uno de los mejores reclamos para los amantes de la mejor gastronomía. A continuación, repasamos los restaurantes que gozan de mejor reputación entre los críticos de la famosa, y antedicha, guía.

Reconocimiento a nivel mundial

Donosti es una de las pocas ciudades del mundo, junto a Kyoto, cuyos restaurantes alcanzan la cifra de 17 estrellas Michelín. Ni París tiene semejante reconocimiento a pesar de su buena reputación en cuanto a gastronomía. Estas estrellas no dejan de ser reconocimientos sinceros a la creatividad, al saber hacer, al respeto a las tradiciones y a una apuesta por seguir innovando de manera constante.

Templos gastronómicos como Mugaritz, Arzak, Akelare, Kokotxa o Zuberoa han conseguido convertirse en lugares de peregrinación para aquellos que desean probar alguna de sus exquisiteces. En todos los casos, se parte de las recetas más tradicionales para convertirlas en nuevas maneras de disfrutar de un producto de alta calidad, pero cocinado de forma revolucionaria.

Además, en cada menú degustación siempre hay un guiño a un plato típico que puedes probar preparado a la antigua usanza. Cocineros como Arzak, Arbelaitz, Aduriz o Daniel López han logrado la excelencia gracias a su tesón y a no dejar nunca que su apuesta por la renovación continua fuera perdedora.

Variedad de estilos con un único objetivo

Nos parece de vital importancia dejar claros algunos aspectos sobre este tipo de restaurantes que no siempre son ciertos. En primer lugar, el precio ha dejado ya de ser prohibitivo facilitando así el acceso a sus menús y ofreciendo un excelente servicio.

También debemos desterrar esa imagen preconcebida de que este tipo de restaurantes son como una especie de laboratorio lleno de modernidades. Hay locales en el casco viejo de la ciudad en los que es posible admirar también su arquitectura y comer en un ambiente acogedor.

Los jóvenes no deberían de pasar por alto esta opción ya que los menús se diseñan para agradar a todos los comensales. Además, la variedad de precios es la excusa perfecta para poder probar las novedades gastronómicas que proponen estos cocineros sin tener que estar siempre pensando en el presupuesto disponible.

Como habrás comprobado, los restaurantes galardonados con alguna estrella Michelín no dejan de ser establecimientos que tienen que seguir mejorando día a día y que han recogido el fruto de su esfuerzo. Quizá, sería conveniente que te quitases los prejuicios y que valorases la posibilidad de visitar alguno de estos locales en tu próxima visita a San Sebastián.

Te esperan unos platos llenos de imaginación, con ingredientes de alta calidad y con una dosis más que apropiada de creatividad. Si te gusta comer bien, acepta este reto que te proponemos y te aseguramos que no te arrepentirás.