Hoy en día una práctica muy extendida es la del maridaje del vino con algunos platos. Diversas son las normas que rigen estas uniones, aunque hay quien dice que lo único que cuenta es el gusto del comensal. Sin embargo, cada tipo de alimento y elaboración casará mejor con un vino o con otro. Los pintxos no son una excepción, así que hemos pensado en ofrecerte algunos consejos para enlazarlos con un buen vino.

1º. Tener en cuenta los ingredientes principales

Para encontrar el vino que encaje a la perfección, hay que tener en cuenta los ingredientes. Esto se debe a que cada tipo de caldo va mejor con un alimento o con otro. Así, tendrás que fijarte en qué alimentos componen el pintxo. Por ejemplo, si es uno elaborado a base de carnes rojas, deberás buscar un Tempranillo, un Cabernet franc o un Sauvignon.

En definitiva, estas carnes son las que combinan con vinos tintos medios y robustos, como son los ejemplos que hemos citado. ¿Cuál elegir? El que prefieras en cada momento y situación, siempre y cuando sean tintos, como los descritos.

2º. ¿Afecta el peso del pintxo y del vino?

Efectivamente, hay que cuidar tanto el peso del vino como del propio aperitivo en sí. El equilibrio es la clave de un buen maridaje. El peso del pintxo vendrá determinado por las materias primas utilizadas, su cantidad de grasa, la intensidad de sus sabores y la dificultad de digestión. En cuanto al vino, su peso vendrá determinado por la intensidad del sabor, el cuerpo y el contenido alcohólico.

La idea es que ambos pesos sean iguales. En el caso de los vinos, los más ligeros son los blancos jóvenes, seguidos por los blancos más estructurados junto a los rosados y, por último, encontrarías los tintos, que varían a su vez de peso. Los jóvenes son más ligeros que un gran reserva.

3º. La importancia de la técnica de cocción

Si el peso de los ingredientes afecta, su cocción lo hace aún más. Por suerte, los pintxos, salvo los elaborados por la alta cocina, no son platos de gran complejidad y las técnicas de cocción son sencillas. Así, habrá que diferenciar una carne guisada de una a la brasa, ya que la primera tendrá un mayor peso. También deberemos tener cuidado con la temperatura a la que se sirven el plato y el vino y tratar de igualarlos.

La clave está en el equilibrio

El maridaje de pintxos y vino se realiza a través de una serie de pautas y al amparo de un gran conocimiento, tanto de los caldos como de las elaboraciones que se ofrecen. Sin embargo, con los consejos aquí citados podrás elegir el mejor vino para cuando disfrutes de un gran pintxo.